Té de limón con miel; conoce como te puede ser útil

Uno de los remedios naturales más simples y accesibles y que pocas personas relacionan con el alivio del ácido úrico. Nos ayudan porque cuando nuestro cuerpo los asimila generan un ambiente alcalino que es ideal para desechar los ácidos secretados por las células.

INGREDIENTES

1 litro de agua.

1 limón.

3 cucharadas de miel (60 g).

PROCEDIMIENTO

Esta receta es muy sencilla de elaborar. Ponga a hervir el agua y añada el jugo del limón y su cáscara. Deja hervir por 20 minutos y añade las 3 cucharadas de miel.

Toma una taza en la mañana al levantarte, otra 15 minutos después durante el desayuno. La tercera puedes tomarla a temperatura ambiente a media tarde y la última media hora después de merendar. De este modo combatimos efectivamente el nivel de ácido úrico en nuestro cuerpo.

2. Té de manzana y limón

Este remedio es muy sabroso. La manzana es la fruta ideal para combatir el ácido úrico. La manzana junto con el limón estimula la producción de ácido clorhídrico que es excelente para neutralizar al ácido úrico en el cuerpo.

Como complemento ideal lo ideal es que comieras una manzana verde durante el desayuno. Para tomar después del almuerzo el té que te describimos a continuación.

INGREDIENTES

1 manzana.

1 vaso de agua

La corteza de ½ limón.

Canela en rama.

PROCEDIMIENTO

Corta la manzana en pedazos regulares con todo y piel y cósela en el vaso de agua y la corteza del limón. Añade la canela y deja hervir por aproximadamente 2 minutos. Retira del fuego y cuela el contenido con cuidado. Bébela poco a poco para que se estimule la salivación. NO añadas endulzantes porque perderá todo el efecto.

3. Bebida de fresa con limón

Si es temporada de fresa no debes dudar incluir este batido en tu rutina diaria y aparte ayuda con la gota y la artritis.

Las fresas además son un gran diurético, alivian el dolor articular y son un desinflamante natural sabe bastante bien y son un perfecto remedio para combatir el ácido úrico.

INGREDIENTES

1 manzana en trozos

1 docena de fresas

1 vaso de agua

El jugo de medio limón

PROCEDIMIENTO

Pon a hervir las fresas en el agua y ya que estén blandas apaga el fuego y añade el limón. Lleva la mezcla a la batidora para que tenga una consistencia homogénea. Si gustas añade hielo para disfrutar un batido refrescante.